LA SEÑORA DE LA ERMITA

Eran los años sesenta y era solo una niña de unos cinco o seis años; me encantaban las cerezas... y habia ido a coger, pero era tan pequeñita.. que el viento y la lluvia de la tormenta de julio las habria tirado... si me daba prisa antes que las pisaran...